Escuela de Kung-Fu

Escuela de Kung-Fu

La Escuela es un lugar de reunión, un punto de encuentro, donde todos aprendemos de los demás, donde compartimos conocimientos y experiencias, donde disfrutamos de una afición en común, donde el artista expresa su arte y se esfuerza en mejorarlo día a día, creciendo interiormente como persona. Y donde el más experto, en su sabia humildad, valora lo que aprende del que cree que no sabe nada..

Pero la Escuela no es solo un lugar físico, porque los lazos de la amistad no se rompen en el espacio y te acompañan en tu interior donde quiera que estés. Por eso la Escuela siempre está contigo y tú eres libre de escoger tu camino.

La primera finalidad es formar personas, donde el respeto y demás valores humanos prevalezcan por encima de todo.

Podemos distinguir 5 grandes bloques de trabajo:

Formas (Tao-Lu):

Individuales o en equipo, de mano vacía o de armas. Consiste en el encadenamiento armonioso y fluido de varias técnicas consecutivas, habilidades acrobáticas, etc. Contribuyen a desarrollar la expresión corporal.

Foto durante clase
PAGINA WEB Foto durante clase

Defensa Personal:

Frente a uno o varios adversarios, armados o no. El objetivo es la eficacia, la proporcionalidad en la respuesta y el sentido común ante la situación.

Combate (Qingda/Sanda):

Existen diferentes modalidades de combate reglado en los cuales se establecen las técnicas y las zonas prohibidas (entre otros aspectos).

Materia teórico-práctica:

Conocimientos en anatomía y fisiología aplicada a la práctica deportiva. Trabajo de la respiración en el Kung-fu. Conocimientos de puntos vitales y de reanimación, RCP/SVB (primeros auxilios), meridianos y canalización de la energía interna y sus aplicaciones en el Kung-fu. Prevención y seguridad personal, resolución de conflictos, etc.

 

Filosofia:

Se fomenta el desarrollo de actitudes y valores humanos tales como el respeto, la amistad, la honestidad, el autocontrol, la autoestima, y en general una actitud positiva que fomente el crecimiento personal y la felicidad, haciendo del arte marcial una forma de vida. Todo esto en consonancia con el principio fundamental de la no-violencia y la responsabilidad que deben desarrollar al adquirir conocimientos y habilidades que pueden aplicar en la autoprotección frente a agresiones físicas. Respiración, relajación y meditación. En el plano mental se potencia el desarrollo del razonamiento, en la aplicación de la lógica y el sentido común, en la táctica y la estrategia, la creatividad como artistas.