ESTILO BAK HOK PAI (Grulla Blanca)

 BIOGRAFÍA DEL GRAN MAESTRO CHU HUEN TAK

Nació en la región de Chin Waa, en Cantón. Se inició en la práctica marcial a la edad de 3 años con los estilos de Kung Fu de su región, más adelante estudiaría los estilos del norte. Uno de sus maestros fue su tio-abuelo, el cual lo inició en la práctica del Pak Hok Pai. En 1957 su tio-abuelo lo presentó ante el máximo representante del estilo, el GM Kwong Poon Fu, el cual lo aceptó como alumno. En 1965 funda la Escuela Superior de Kung Fu Pak Hok Pai en Caracas, Venezuela. En 1974 le fue otorgado el título de Presidente Vitalicio de la Federación Atlética de Pak Hok Pai para el exterior de China.

GM Tak y su maestro GM Kwong Poon  Fu   
 
El GM Chu Huen Tak con el escudo  tradicional de su escuela
 

 

En 1968 José Guzmán, discípulo del GM Tak es reconocido por esta prestigiosa escuela con el título de Faja Negra 3º Tuan.

En 1970 José Antonio Orsini, discípulo del GM Tak es reconocido por esta prestigiosa escuela con el título de Faja Negra 3º Tuan.

Estos dos últimos maestros formaron sus propias escuelas donde ampliaron sus conocimientos con otros estilos de Kung Fu como el Mizong LuoHang y el Taichi Mantis. Siendo estos la base principal de  nuestros orígenes marciales des de Venezuela.

  12.jpg  
     

CARACTERISTICAS DEL ESTILO

En Pak Hok Pai se enseñan los  aspectos que identifican a las artes marciales tradicionales chinas:

-Aspecto “duro” o externo: desarrollo de fuerza, agilidad, flexibilidad, velocidad y precisión.

-Aspecto “suave” o interno: desarrollo de gracia, fluidez, relajación, cultivo de energía, salud, vitalidad y wei chi (chi protector).

-Aspecto “espiritual” o secreto: desarrollo de conciencia, atención abierta, estados meditativos, compasión, honor, humildad, disciplina y sentido del humor.

-En este estilo se incluye un cuarto aspecto: el desarrollo de la salud y la sanación mediante hierbas medicinales, masajes y canales de acupuntura.

En un nivel más avanzado, la asimilación de los aspectos anteriores genera un cambio profundo en el practicante, transformándolo no solamente física y energéticamente, sino emocional y psicológicamente hasta los niveles más profundos de la personalidad; esto abre la posibilidad para un despertar espiritual total, llevando al practicante a la iluminación y la liberación.

   
 
* Agradecer a  Sifu Enrique Parras este material gráfico.